Día de la Madre Tierra, fachadas ventiladas y sostenibilidad

Hoy, 22 de abril, se celebra el día internacional de la Madre Tierra, y hoy más que nunca, en medio de una pandemia sanitaria mundial, deberíamos ser conscientes de la conexión que existe entre todos los seres vivos para el adecuado funcionamiento del Planeta.

Es de suma importancia que entendamos y aprendamos cómo preservar el equilibrio de los sistemas terrestres, y que gracias a este equilibrio, la vida en la Tierra es posible.

Hoy, organismos e instituciones están llevando a cabo infinidad de actividades en todo el mundo para concienciar y promover actitudes más responsables con nuestro entorno.

Y por ello, desde Cubiertas Arahal, empresa especializada en la instalación de fachadas ventiladas en Andalucía, queremos hacer hincapié en la importancia de crear un modelo energético más sostenible y os contamos las ventajas de instalar este sistema de cerramiento en edificios y viviendas.

Fachadas ventiladas y eficiencia energética

La fachada ventilada es el sistema revestimiento exterior más eficiente a día de hoy, y encaja a la perfección dentro del marco de arquitectura sostenible.

¡Conoce todas sus ventajas!

  • Evita la condensación y la humedad. El aire circula en el interior de las cámaras de aire por lo que se reducen las filtraciones de agua y la posibilidad de que exista humedad o condensación.
  • Aislamiento acústico y térmico. Este sistema elimina los puentes térmicos y aumenta considerablemente la calidad de vida de los convivientes en el interior reduciendo problemas de salud ocasionados por el exceso de ruido.
  • Alarga la vida del edificio. Gracias a la ventilación continua en el interior de la cámara, el material de revestimiento exterior se mantiene seco y por tanto, su vida útil será mayor.
  • Aumenta la eficiencia energética. El sistema de fachada ventilada permite la refrigeración en verano y evita la pérdida de calor en invierno, por lo que reduciremos el gasto energético en casi un 40%.
  • Evita la aparición de grietas y fisuras. Al no sufrir cambios fuertes de temperatura, la estructura es menos propensa a movimientos de dilatación o contracción.
  • Escaso mantenimiento. Sobre todo si elegimos un material como la pizarra natural, el mantenimiento de la fachada ventilada es nulo.
  • Añade valor al edificio. La inversión inicial se va amortizando a lo largo del tiempo gracias a la reducción del gasto en energía, la durabilidad y el escaso coste de mantenimiento.

 

Como veréis, la fachada ventilada es una apuesta por la sostenibilidad y por un futuro más respetuoso con la Tierra.